Publicidad

Almuñécar despide con profundo dolor y respeto a la pequeña María.

En torno a trescientas personas en el interior y entorno de la Parroquia de La Encarnación han guardado las medidas de distanciamiento y seguridad en un emotivo y respetuoso silencio, para acompañar a la familia de la pequeña fallecida el pasado miércoles.

La alcaldesa de Almuñécar, Trinidad Herrera, ha agradecido y destacado “el comportamiento” de los más de trescientos vecinos que han asistido al funeral de despedida de la pequeña María que se ha celebrado este mediodía en la iglesia parroquial de la Encarnación.

La primera edil sexitana, visiblemente afectada como todos los asistentes, se ha sumado a las muestras pésame y solidaridad con la familia y amigos de la pequeña María, que fallecía el pasado miércoles en trágicas circunstancias cuando se bañaba en la piscina de la casa de unos amigos, donde acudió acompañando a sus padres para celebrar una clásica cena de verano.

El funeral, en el que ha colaborado la Policía Local en las tareas de prevención y seguridad del entorno y acceso a la iglesia, llenó el templo parroquial con casi 200 personas y otro centenar se tuvo que quedar en atrio y entorno a la iglesia, a donde se fueron concentrando desde casi una hora antes de la celebración del mismo.

La comitiva funeraria llegaba puntual al atrio. Abría un vehículo fúnebre negro lleno de coronas y ramos de flores y detrás otro vehículo de color blanco que portaba el féretro rodeado de coronas.

En la homilía, el párroco, Vicente Guerrero, con la voz entrecortada, dirigió a la familia palabras muy emotiva de consuelo, pero también habló a la pequeña: “Querida María, el día de tu marcha se hizo un gran silencio, incluso el cielo se entristeció, pero hoy está más alegre con tu llegada. Donde estás no hay dolor, solo risas y felicidad, y sabemos que desde allí cuidarás de tu familia y de todos nosotros”.

Al finalizar el funeral, Agustín, el padre de la pequeña María daba las gracias a los asistentes con un gesto de absoluto abatimiento, procediendo a trasladarse junto a familiares y amigos al cementerio para vivir en intimidad un momento tan triste y doloroso.

Galería Fotográfica de la noticia 2

Más noticias de Almuñécar