Publicidad

Detenido un empresario de la costa de Granada por ignorar la orden de cierre de su empresa, después de que unos boquerones en vinagre que elabora provocaran una alerta sanitaria en mayo.

Los inspectores de Sanidad ordenaron el cierre de la empresa por considerar que el mantenimiento de la actividad podía suponer un riesgo extraordinario e inminente para la salud pública

La Guardia Civil ha detenido a un empresario y a su esposa como presuntos autores de un delito contra la salud pública y de un delito de desobediencia a la autoridad, después de que hicieran caso omiso de la suspensión cautelar de la actividad de su empresa ordenado por la Delegación Territorial de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y hubieran seguido vendiendo sus productos a pesar de que estos podían suponer un riesgo extraordinario e inminente para la salud pública.

Este empresario se dedica en un municipio de la Costa de Granada a la elaboración de productos de pesca y uno de sus productos, unos boquerones en vinagre, provocaron una alerta sanitaria el pasado mes de mayo. En Sevilla y Jaén se detectaron dos casos de intoxicación por anisakis en los que resultaron afectadas cuatro personas y se descubrió que las cuatro habían consumido boquerones elaborados por esta empresa granadina.

Como estos boquerones en vinagre se habían distribuido a establecimientos de Andalucía, Aragón, Madrid, Cataluña, Canarias y Castilla-León, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición estableció una alerta sanitaria en la que advertía de la comercialización de boquerones en vinagre con presencia de parásito vivo anisakis de esta empresa, y recomendaba “a las personas que tengan en su domicilio el producto afectado por esta alerta se abstengan de consumirlo y lo devuelvan al punto de compra”.

Tras tener conocimiento de estos hechos los inspectores del Área de Gestión Sanitaria Sur de Granada inspeccionaron la empresa. A la vista de las irregularidades detectadas, fue clausurada de forma cautelar el pasado día 5 de mayo por la Delegación Territorial de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, por considerar que el mantenimiento de la actividad podía suponer un riesgo extraordinario e inminente para la salud pública.

Dos meses después, el pasado día 7 de julio, los técnicos veterinarios del Distrito Sanitario Granada Sur de Motril solicitaron el auxilio del Seprona de la Guardia Civil para inspeccionar nuevamente esta empresa, porque habían sabido que había seguido funcionando a pesar de la suspensión cautelar que pesaba sobre ella.

El Equipo de Policía Judicial Medioambiental de la Guardia Civil de Granada y la Patrulla del Seprona de Motril acudieron junto con los inspectores del Distrito Sanitario Granada Sur de Motril e inspeccionaron la empresa.

Los agentes comprobaron que la empresa estaba funcionando de manera clandestina: dentro había cuatro empleados trabajando “en las funciones propias de la industria”; y además descubrieron que el detenido, presuntamente, había ignorado la suspensión cautelar y desde el día siguiente al de la clausura habían seguido facturando productos. La Guardia Civil se incautó del ordenador de la empresa y los agentes han contado hasta 114 facturas expedidas, pero en las facturas aparecía el nombre de la mujer del empresario y no el de este, aunque el etiquetado del producto seguía siendo el mismo.

Durante la inspección se inmovilizaron 1327 kilos de producto: boquerones, boquerones en vinagre, camarones, sardinas, rejos, calamar, pulpo y pulpo seco, por “riesgo inminente y extraordinario para la salud de las personas”.

Ambos detenidos, tras prestar declaración fueron puestos en libertad.

Más noticias de Almuñécar