Publicidad

La costa y provincia de Granada se preparan para pasar a la fase 1 y atisbar un poco de optimismo en el horizonte.

La fase 1 no supone que esto haya pasado, solo es una pequeña medida para que se retome de forma progresiva la “nueva normalidad” que tardará aún bastante en llegar.
El peligro por desplazamientos masivos a la Costa por parte de los vecinos de la provincia de Granada, fue uno de los detonantes para que no se pasara a fase 1 del desconfinamiento la semana pasada. Los considerables datos de afectados e infectados en el Área Metropolitana y la capital fueron los otras argumentaciones que pesaron en la decisión, junto al número de camas hospitalarias y UCIs libres, que sí se cumplía con lo exigido.

Hoy vuelve a pasar por la criba del comité de expertos si Granada al completo pasa a fase 1 o solo lo hacen por comarcas o distritos sanitarios, cuyos datos de menos incidencia del COVID se circunscriben a la Costa Tropical y Alpujarra, seguidos del nordeste granadino.

La desescalada es vital para el sector productivo de la provincia, donde el turismo se la juega tanto como el comercio y los servicios derivados de la llegada de visitantes a nuestros municipios, pero si la decisión la toman de forma separada, el temor a la permisibilidad de la movilidad es una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, conscientes de que son muchas las familias que tienen en la franja litoral de Granada su segunda residencia y que están deseando poder bajar a la playa, aunque por el momento estas permanezcan cerradas hasta nueva orden.

Mientras esperamos la decisión del Gobierno, los hosteleros y comerciantes se afanan en su puesta a punto, intentando cumplir a conciencia los requisitos de sanidad en cuanto a desinfección, seguridad, higiene y distanciamiento.

En la misma línea, los ayuntamientos esperan esta decisión con impaciencia, sacando a la calle todos sus operativos de mantenimiento y limpieza, para pegar ese último empujón que demuestre que todo está perfecto en las calles, plazas y playas.

Muy pronto lo sabremos, mientras tanto, sigamos siendo responsables y sensatos y actuemos con las medidas de protección necesarias en la calle, en nuestros trabajos y en el propio hogar, porque pasar a la fase 1 no supone que esto haya pasado, solo es una pequeña medida para que se retome de forma progresiva la “nueva normalidad” que tardará aún bastante en llegar.

Más noticias de Costa Tropical