Publicidad

Más de un millar de mascarillas y medio centenar de batas y patucos han elaborado hasta ahora las voluntarias de Almuñécar.

Más de 70 personas voluntarias están volcadas, con sus maquinas de coser, para elaborar mascarillas, batas, patucos y todo lo que haga falta.

"No es la primera vez que la Almuñécar Solidaria se manifiesta. Esa Almuñécar Solidaria siempre está ahí y resurge a la más mínima llamada. Lo hemos vivido en numerosas ocasiones y esta vez no iba a ser menos. Así lo están demostrando, día a día, las más de 70 personas voluntarias que están volcadas, con sus maquinas de coser, para elaborar mascarillas, batas, patucos y todo lo que haga falta", según manifiesta el edil de Relaciones Institucionales, Alberto García Gilabert, que lleva a cabo la coordinación de todas las personas que participan.

“Nosotros nos encargamos, con alguna excepción, en llevarles los materiales, casa por casa, e incluso el salón parroquial y después recoger y distribuir los trabajos realizados”, explica García Gilabert.

La idea surgió de un grupo de voluntariado que se dispuso hacer mascarillas por su cuenta manualmente. Se corrió la voz y el Ayuntamiento de Almuñécar se hizo cargo de la compra de materiales.

“Hasta el momento ya han realizado más de 1000 mascarillas y medio centenar de batas, por parte de más de 70 personas voluntarias” relató el edil de Relaciones Institucionales.

Alberto García Gilabert, que agradece a todos en nombre el Ayuntamiento su ayuda, manifestó que los trabajos que se realizan (mascarillas, batas..) se han entregado a las trabajadoras de Ayuda a Domicilio así como a los dependientes de ésta ayuda. “También hemos entregado a los mayores y después iremos atendiendo a otras personas que están más expuestas en primera línea de contacto con los ciudadanos”, indicó el edil sexitano.

Más noticias de Almuñécar

'El Alzheimer borra los recuerdos, pero no los sentimientos'

AFAVIDA y Ayuntamiento de Almuñécar celebran hoy 21 de septiembre el Día Mundial del Alzheimer, pidiendo a los vecinos que pongan corazones verdes en comercios y fachadas, como muestra de la concienciación y colaboración en el día a día con los enfermos.