Publicidad

Así no.

Opinión/ Juan Bolivar.

Así no se hacen las cosas… aún a riesgo de que me encasillen en algún bando de esta ciudad, a lo que somos tan dados, no puedo dejar de expresar mi solidaridad con el débil y permanecer insensible ante una actuación que considero vejatoria hacia unos trabajadores que estaban agotando el tiempo que les habían dejado antes del cierre definitivo pero que nunca entenderían que fuera de 24 horas. Me refiero a la forma burda, torpe, atropellada y humillante con que se ha llevado a cabo el “desalojo” del mercado, ya que nuestros comerciantes más parecían unos ocupas que unos vecinos con los que mantenemos una relación de simpatía y afecto más allá de una mera relación comercial y doy prueba personal de ello pues soy/era un asiduo usuario.

De hecho el viernes, por casualidad, estaba haciendo, como en otras ocasiones, una visita guiada a nuestro querido mercado (¡Sí, deben saber que tiene un gran interés turístico!) para un grupo nutrido de escandinavos, sin saber que iba a cerrarse ese día, y fuimos testigos a lo largo de la misma de la turbación, consternación e improvisación reflejada en todos los que nos encontrábamos esa mañana en el mercado.

Nos pueden decir que estaban avisados desde hace tiempo, que el informe es taxativo de riesgo inminente … pero esta situación no es de anteayer, se lleva mucho tiempo debatiendo su ruinosa situación pero considero, y es de sentido común, que se debería haber informado del desalojo con tiempo suficiente para que todos y cada uno de los arrendatarios de los puestos hubieran obrado con arreglo a ello y, por supuesto se debería tener previsto, dado el tiempo que se ha tenido, una alternativa provisional donde instalarlos mientras duraran las obras y no dejarlos a la intemperie, nunca mejor dicho. Y, por supuesto, a los vecinos y clientes también se nos debería haber avisado con antelación, porque también contamos ¿no?

No me atrevo, como creo que muchos de ustedes, a vaticinar el devenir de la ejecución de este proyecto de nuevo mercado, no podemos olvidar los precedentes de los aparcamientos, pero sí considero que tenemos que manifestar el máximo de solidaridad con los trabajadores que se han quedado provisionalmente sin su espacio en el mercado y que se les busque una alternativa mientras duren las obras.

Así mismo los que somos usuarios del mismo y toda la ciudadanía en general, deberíamos exigirles a nuestros representantes sociales y responsables que el nuevo mercado esté terminado con la misma celeridad con que han decretado este “cierre exprés”.

Más noticias de Cartas al director

Reciclar en Alemania " Pfanp "

"Un acto contra la naturaleza debería ser juzgado tan severamente como uno contra la sociedad u otra persona " (Dr.Michael W.Fox )